Manuela y Peppa Pig

Peppa Pig construye casa2 - Versión 2

Peppa Pig apareció en la vida de mi sobrina Manuela para enseñarme que hay objetos que activan nuestro subconsciente de alguna manera.  Objetos que guardan emociones.

Hoy he descubierto en la joven mirada de mi pequeña maestra que el amor a primera vista existe, así, sin más.  Un amor a una persona o a un objeto que no se sabe que existe y que justo en el momento de verlo se convierte en imprescindible. Y sientes como si el objeto te correspondiese, volviéndose incluso un amor un tanto loco,  disparatado, fascinante, necesario,…

Aute convirtió en canción esa mezcla de sentimientos en “L’amour avec toi” y Truffaut nos enseñó a conjugarlo en francés: Amour fou. Amor loco. El amor sublime, el amor-pasión, la “locura transitoria” o  incluso el “desvarío emocional”, un tipo de amor apasionante, obsesivo, sugerente y que consigue hacernos sentir vivos.

Peppa Pig me hizo reflexionar sobre mi Amour Fou a los objetos, a los lugares y las personas. Mi Amour Fou por la arquitectura es pasear por las calles mirando hacia arriba o pararme en un edificio a analizar un detalle. Amor loco es ir a un restaurante y sorprenderme pensando que la lámpara es de tal diseñador o la silla sobre la que estoy sentada de tal arquitecto, o estar viendo Iron Man y que mi mente vuele a la Razor Residence de Cunningham.

Amor friki por la arquitectura es enloquecer en un viaje a Atenas pensando que la cámara no es suficiente para recoger lo que se ve y terminar parándome a dibujarlo. Enamorarme en ese mismo viaje de una puesta de sol en Santorini. Porque no todo es arquitectura y hay muchos tipos de Amor Loco.

Amour fou por un libro, por una canción que te acerca a una persona, por un olor que te transporta a un instante pasado. Amor loco por la sonrisa de un desconocido en un bar. Amor a primera vista.

Volver a ver la vida a través de los ojos de Manuela,  sorprenderme de nuevo por las pequeñas cosas de cada día. Porque L´Amour Fou está en todas partes, a veces, incluso en un peluche de Peppa Pig.

2 opiniones en “Manuela y Peppa Pig”

  1. Amor loco por muchas cosas… Una tarde en compañía de la familia, la sonrisa de mi hija, un buen libro, una puesta de sol con EL, dos vinos blancos fríos y una buena conversación…
    Amor loco por el trabajo bien hecho, por aquello que es vuestra pasión… Eso transmite esta entrada. Enhorabuena!

  2. Incluso un olor nos trae recuerdos maravillosos. El olor a hierva recién cortada nos lleva a esas tardes jugando juntas en el parque.
    Manuela y esas muchas otras Manuelas que hay en el mundo, seguro que nos hacen felices con cosas minùsculas pero muy importantes.
    Delicidades arquitecta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *