Los Clientes En El Diván. Tres Historias Breves

“No rechaces tus sueños. ¿Sin ilusión el mundo qué sería?”

Ramón de Campoamor

En verano uno puede pararse y pensar. No hay ruido, los aparcamientos están vacíos. La vida es apacible, hay tiempo para observar, leer, nadar y pasear. Menos en el estudio. Con la mente puesta en las ansiadas vacaciones que casi rozaba varios clientes decidieron «complicar» el mes de julio y recordarme que construimos sueños y que mi aire acondicionado consigue mantener frescas mis ideas.

El timbre me sorprende terminando el siempre apasionante certificado energético y doy gracias por poder posponer la diversión.

Cliente 1. La inglesa bioclimática.

Doy la bienvenida a una mujer de unos 50 años a la que su acento me lleva a querer preguntarle por el Brexit. Cuestiones políticas a un lado, es una señora inglesa de mediana edad preocupada por la arquitectura bioclimática y las nuevas técnicas de prefabricación que sueña con poder disfrutar del sol en “su patio particular”.

Me cuenta el programa: zona de estar, cocina, comedor, habitación principal, habitaciones con servicios compartidos para sus dos hijos, una habitación extra para invitados y por supuesto una piscina. La ubicación es una gran parcela en un núcleo urbano.

La solución que le planteamos conjuga sus demandas con algunas apuestas personales para crear un auténtico oasis en la ciudad.  No utilizar un único patio, sino configurar la vivienda mediante un sistema flexible con estructura de madera, e ir maclándola a través de llenos y vacíos que permitan introducir naturaleza, vistas, aire y sol en cada estancia. Consiguiendo así recuperar el carácter climático y socializador de los patios andaluces o las riads marroquís.

Así mismo dejamos un hueco en el corazón de la vivienda para que todo se organice alrededor de éste. Un gran patio con el agua como elemento principal, un impluvium para una domus de nuestro tiempo. Toda la casa se vuelca hacia este patio que proporciona, privacidad, iluminación, ventilación, contacto permanente con el exterior, regulación climática natural y crea un espacio de encuentro y recreo.

La vivienda cuenta con paredes transparentes que se abren hacia los patios de diferentes tamaños. En esta vivienda todo se contempla. La rapidez en la ejecución, la orientación, la sostenibilidad y los costes de mantenimiento. Incluso las plantas fueron elegidas para vivir con el menor cuidado posible.

Cliente 1

Cliente 2. La mujer mandona.

Un adorable matrimonio sexagenario llega al estudio a toda prisa. Tras una breve presentación (sospecho que con intención de rebaja en los honorarios) el señor comienza un discurso de cómo sería su vivienda soñada.

Una distribución abierta al exterior para disfrutar del carácter semiboscoso de la parcela en la que han pensado construir su segunda residencia. Necesitan una gran suite, dos habitaciones para cuando les visiten sus hijos y un salón-comedor-cocina con chimenea.

El escenario pinta muy bonito y yo me voy haciendo mis croquis mentales tras visitar la parcela.  Les preparo un primer encaje para aprovechar al máximo las vistas, la orientación y disfrutar del entorno.  Varias visitas y retoques después no conseguimos ajustar la propuesta. Un día el salón debía de ser la estancia principal y al siguiente casi debía desaparecer, todo ello mientras la señora se mantenía en un segundo plano.

En la cuarta visita al estudio se nos presenta un giro inesperado.  La señora afianza su posición y releva a su marido en la negociación al sacar de su bolso, situado sobre sus rodillas y al que custodiaba con ambas manos desde que se había sentado, un dibujo de libreta a cuadros (a razón de cuadrado por metro) con la distribución de la vivienda. En el dibujo había ido apilando espacios, ordenados por un enorme pasillo que comunicaba las estancias. Eso es lo que ella quería. Una distribución parecida a la que tenía su amiga “Paquita la del pueblo” que se había reformado su casa hace poco y bien contenta que estaba.

Por lo que no hay más que añadir.  Con la bendición del marido (otrora portavoz familiar) me dispuse poco más que a pasar a limpio aquel almacén de puertas, como diría Santiago de Molina, a esa casa-pasillo, porque como se suele decir el cliente siempre tiene razón.

Sin embargo no nos atrevemos a compartirlo en este blog y os dejamos uno de los croquis iniciales.

C:Usersmarha1DesktopVIVIENDA BOBESOPCIONES VIVIENDA BOBES M

 Cliente 3. La joven pareja.

Una pareja aparece en el estudio con muchas dudas pero la firme decisión de empezar una vida en común. Para ello charlamos de todo un poco hasta que consigo entrever cómo es su día a día, a que se dedican y cómo imaginan su futuro profesional y personal. En cierta forma tenemos que reconocer que las primeras visitas con un cliente tienen más de psicoanálisis que de la arquitectura propiamente dicha.

Cuentan con una parcela para cumplir sus sueños ubicada en una calle de un núcleo urbano con viviendas unifamiliares entre medianeras. Aquí se nos plantea el primer problema la parcela a pesar de contar con una gran superficie de fachada tiene grandes descuadres en las medianeras. Además la joven pareja no encaja una distribución convencional y quieren reducir a la mínima expresión los espacios distribuidores en la vivienda. Se plantea la introducción de una escalera monumental como elemento arquitectónico que organiza y distribuya la planta.

La escalera, en boca de Vicenio Samozzi, representa para el edificio lo mismo que las arterias y las venas para el cuerpo humano, igual que estas llevan la sangre a todos los órganos, aquellas son imprescindibles para la comunicación otorgándole una dimensión temporal al acto de recorrerlas.

Cliente 3__MANOLO

Menos mal que llega agosto, el mes de desconexión por excelencia, porque después de haber utilizado tanto la imaginación para la entrada de hoy necesito algo de relax para retomar las historias, tanto reales como ficticias, del estudio y para seguir así construyendo sueños. Os recordamos que cualquier parecido con la realidad es pura casualidad. Nos vemos en el diván.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *